La Voz de Ica

24.Nov.2017

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

La tregua solicitada

  • PDF

Ha ingresado el nuevo Gerente a la Municipalidad Provincial de Ica. En el mismo día de su asunción al cargo el referido funcionario pidió tácitamente una tregua de siete días para analizar la gestión que lo contrata a efectos de mejor entender a qué se enfrenta. Un Gerente General es el articulador de todas las acciones del aparato municipal, es una especie de Director de Orquesta en la pretensión que todos los "músicos" que la integran no desafinen al momento de empezar la buena música.

Aunque el término "tregua" es una acepción de tipo militar que significa un alto a las hostilidades por un determinado tiempo, tiene otra connotación y es la de parar o paralizar toda actividad. Para una ciudad grande y con múltiples problemas como la nuestra no puede ni debe existir tregua, aplazamiento, pausa o intervalo. Los cientos de toneladas diarias de basura no pueden esperar una nueva o mejor política de recojo, traslado y distribución final hacia un botadero o relleno sanitario que todavía no tenemos. La inseguridad ciudadana que nos daña, arrebata, agrede o simplemente nos asesina sin que alguien haga algo, no puede tener tregua. Lamentablemente las correcciones o nuevas políticas deben hacerse a la carrera, a la velocidad que van los acontecimientos, porque quien se detiene, de hecho que fracasará. El desprestigio que los errores acarrean y la consecuente desconfianza en la gestión municipal serían los efectos naturales.

La basura y la inseguridad ciudadana son los mayores retos a descifrar, pero no son los únicos, existen otros problemas que todavía no pueden ser controlados por los ediles, entre otros: la contaminación sonora y ambiental, la sobresaturación del parque de motocarros, los ubicuos ambulantes, la prostitución callejera a pocos metros de la Plaza de Armas en abierto desafío a la autoridad, las obras paralizadas, el entrampamiento legal de Emapica y un largo etcétera.

Nadie duda del prestigio ni de la capacidad que antecede al nuevo funcionario, pero la comprobación se dará en la realidad, en el día a día, en la sabia y ágil solución de los problemas. Si eso fracasa habremos tenido más de lo mismo, una nueva decepción. La mejor demostración de todos los anuncios será la práctica, los resultados, la transparencia. El éxito de su gestión se verá reflejado en la ciudad.

Los posibles efectos de las antenas de telefonía

  • PDF

Mucho se ha hablado y poco se ha demostrado sobre el efecto dañino de las radiaciones electromagnéticas de las antenas de telefonía y su incidencia en la salud de las personas. En el Congreso de la República ya se está tratando el tema, es así que la Comisión de Defensa del Consumidor ya viene realizando su décima quinta reunión ordinaria a efecto de, resumidas las conclusiones y validadas las argumentaciones, se puedan plasmar en una norma que sirva para proteger a los usuarios frente al daño que ya puede estar causando.

El tema pasa por tomar precauciones ante el masificado servicio de telefonía móvil que ha superado los 10 millones de unidades vendidas y en funcionamiento en nuestro país. Para la cobertura de la señal, sea local, nacional o internacional, de las tres empresas operadoras en el mercado, se requiere toda una intrincada red base de antenas que retrasmita la señal con efectos de rebote para llegar al destinatario en cuestión de segundos. Los efectos de esta radiación es la que se está analizando y se deberá llegar a una conclusión en algunas semanas más para que se sustente el proyecto de ley que luego el pleno del Congreso decida hacer ley obligatoria para todos los peruanos.

Ya han sido entrevistados los funcionarios y directivos del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, Osiptel e Indecopi. Todavía falta camino por recorrer, se están compilando toda información válida, pero en el debate nuestra opinión como ciudadanos importa. Toda ley en defensa de nuestra salud siempre será bienvenida.

El Campo Ferial de Ica

  • PDF

El Campo Ferial de Ica tal vez sea el espacio social de menor concurrencia sostenida durante el año. Si no fuera por los días en que se desarrollan los espectáculos de los festivales de la Vendimia y últimamente uno que otro Festival ocasional de gastronomía, sería un amplio e inoperante local, de ubicación estratégica y fácil acceso al cual no se le da vida útil.

Por el anunciado se confirma el axioma popular que las propiedades del Estado no se les saca brillo como sí lo hace estupendamente la empresa privada y no se desarrolla por tanto ningún proyecto de ingeniería que convierta a este espacioso ambiente en un atractivo Centro Recreacional y Turístico para una población que urge de modernos alicientes donde se realicen ferias regionales de todo tipo, desde las agrarias, frutícolas, gastronómicas, del vino y del pisco y otras más; provocando gran afluencia de público. Si a todo esto se le agrega algunas piscinas familiares estratégicamente ubicadas, salones de esparcimiento donde mayores, jóvenes y niños tengan cada quien sus espacios, comodidades y sus diseños propios, por lo que nadie dudaría que las actividades serían llenos de bandera, de día y de noche, no sólo los fines de semana sino durante todo el año, sin menoscabo de las estaciones. El nombre de un iqueño ilustre don Alfredo Elías Vargas que ha rebautizado a este Campo Ferial, vigoriza la vigencia de esta propuesta renovadora.

Y paradoja del destino fue otro iqueño distinguido, Don César Elías González -antecesor de don Alfredo- que en su condición de Senador de la República consiguió por los años 60’ que este terreno estuviera destinado para un "Centro Recreacional", así lo dice la norma legal, pero como muchas ideas geniales nunca se han concretado o simplemente se dejan al abandono.

Si la Municipalidad Provincial de Ica no se siente con la capacidad empresarial para realizar un proyecto de esta envergadura debería licitar este Campo Ferial para que la empresa privada provoque una total reingeniería y convierta a este recinto en una maravilla. Los iqueños nos merecemos esta oportunidad. Creemos que es suficiente el relajo, de tener ocasionales ferias gastronómicas exitosas pero polvorientas, improvisadas, agobiadas por el calor, por los escasos puntos de refrescamiento y sombra, sin árboles, verdes parquecitos, avenidas y callecitas coloridas; urge cambiar esa absurda plataforma que funge de "escenario" para un Festival que se reclama Internacional, entre otras muchas cosas. Existe más de un profesional calificado en nuestro medio para desarrollar un proyecto que identifique a nuestra tierra, con sus costumbres, productos y folklore. No repitamos los mismos errores y ensayando idénticas disculpas cuando el fracaso alcanza a los tomadores de decisiones, a quienes se les elige para una labor digna y no para el calco de las eternas equivocaciones. Todavía podemos tener ese ansiado y mágico lugar para todos los iqueños. Empecemos por desearlo.

Editorial

  • PDF

Un año más la Semana Santa en Ica fue desbordada por gran número de visitantes y peregrinos que vinieron a rendir homenaje al Cristo Crucificado de Luren. Esta descomunal afluencia temporal de personas ha puesto al descubierto varias de nuestras limitaciones como ciudad, instituciones y empresas de servicios. El feriado largo de cuatro días, bueno para unos, afectó a aquellos que vinieron a disfrutar del turismo y de la religiosidad. El siempre recurrente problema del alza de los pasajes interprovinciales se repitió una vez más sin que las autoridades competentes pudieran hacer mucho (ni qué decir de las altas tarifas de los taxis y mototaxis). Huacachina, como atractivo turístico, fue prácticamente saturada hasta el límite del inmovilismo, ya que personas y unidades móviles prácticamente chocaban entre sí imposibilitando que más personas pudieran acceder a esta maravilla que la naturaleza obsequió a los iqueños, enclavando una laguna de verdes aguas entre inmensos médanos de arena (aunque la destructiva acción del hombre a través del tiempo la venga afectado sensiblemente.

Los hoteles, hostales y posadas hicieron su agosto y los restaurantes y expendio de comidas regulares también inflaron sus precios en una coincidente pero negativa política de "exprimir lo más posible a los turistas". Salvo algunos casos, la atención de los servicios fue deficiente. Es ahora cuando más se retrata la ausencia de planes, programas y acciones que hagan de la actividad turística el más alto estandarte de una localidad y región que tiene un sin número de ofertas naturales, históricas, climatológicas y gastronómicas para quienes nos visitan. Una vez más extrañamos a los hombres y mujeres que se interesen y lideren las propuestas de hacer surgir a esta tierra a través de la buena práctica turística, de una industria que no se ha desarrollado adecuadamente y que por el contrario se maltrata y desprecia con conductas de aprovechamiento económico circunstanciales.

Y un triste panorama que se repite, fue que nuestra ciudad no lució limpia y ordenada. Los comerciantes informales tomaron por asalto las calles (previa colaboración) y luego de sus ventas las dejaron hechas un muladar. Los publicitados operativos municipales de limpieza fueron escasos y localizados, pero en general, el paisaje urbano por estas fechas fue deprimente. Urgen cambios y propuestas nuevas, pero efectivas, para controlar este recurrente mal.

Un punto aparte y que debe aplaudirse, fue la atención a "puertas abiertas" y sin costo alguno del Museo Regional de Ica, el sábado 30, por la celebración de su 67º Aniversario de creación institucional que recibió a los turistas extranjeros y nacionales, quienes pudieron conocer parte de nuestro glorioso y común pasado.

Empezó el circo electoral

  • PDF

Empezaron las pintas electorales para promocionar a las agrupaciones y/o candidatos en las elecciones del año próximo. De esta fecha hacia adelante tendremos paredes multicolores, eslogans, arengas, símbolos y nombres de los que aspiran a gobernar los distritos, provincias o región en la trillada argumentación publicitaria-electoral que ahogará a los electores bajo promesas que jurarán cumplir, para lograr los votos que los conviertan en las autoridades que cuestionaremos en el futuro por la ausencia de capacidades, interés o identificación con las necesidades de esta tierra.

El futuro de Ica, sus provincias y sus distritos se inicia ahora. Ya vendrán los ofrecimientos y con ellos los “regalitos”, porque candidato que no regala no es bueno, así ha quedado escrito en la inventiva popular. Se gastará mucho dinero en los miles de galones de pinturas para ensuciar otros miles de metros cuadrados de paredes y muros en la alocada carrera de “quien pinte más” será permanentemente recordado por los electores (?). Lo positivo de esto es que habrá chamba para varias docenas de graffiteros y luego la inundación de papeles, afiches, volantes, cartas bajo las puertas y un sinfín de pertrechos del marketing político pondrá en aprietos a los encargados de limpiar y recoger la basura citadina que quedará pegada o regada por todos lados. Los políticos no limpian lo que ensucian y peor si no ganan las elecciones, pero el resultado será que una vez más seguiremos teniendo una ciudad fea y desordenada, propiciada por aquellos que dicen tener la “solución mágica” para los problemas de la basura, agua, desagüe, entre otros que nos aquejan.

Lindo sería que los políticos, desesperados por ingresar como sea a los disfrutes del poder, se comprometan antes de empezar sus campañas, en Pacto de Caballeros, a limpiar y dejar mejor presentadas las paredes, muros y postes que utilizarán groseramente durante estos meses. Democracia sí, pero limpieza, orden y ornato también. Urge contar con políticos de nuevo cuño, creativos, responsables, solidarios, limpios (de imagen y antecedentes).

El crimen no descansa

  • PDF

Se preferiría tocar temas ciudadanos que estuvieran relacionados con la cultura, con el desarrollo de Ica, pero las circunstancias tiñen de rojo nuevamente nuestras calles y el delito con muerte insana nuevamente se hace presente, en un torpe insistir sin respuestas disuasivas, con parálisis de los que deben y no pueden hacer mucho.

El asalto, persecución, daño corporal, robo de dinero a un cambista de moneda extranjera, que con engaños fue sacado desde la Plaza de Armas hasta Palazuelos para despojarlo vilmente del dinero con el que trabajaba, nos sumerge en una grotesca realidad que pareciera película de gansters, pero agrava más la situación que un inocente transeúnte (que pudo ser cualquiera de nosotros) sin ser actor de ese drama, es matado sin razón válida. Ica se ha transformado en el escenario preferido del crimen. Aquí se puede asaltar, violar, asesinar y nadie hace algo para detener esta espiral de violencia. No vamos a hablar de las cámaras de vídeo vigilancia por que eso ha pasado a ser una grotesca mentira. Tampoco se va a responsabilizar inmediatamente a las fuerzas del orden por que el Jefe Policial recién se está acomodando en su nuevo cargo y define (suponemos) los planes que contrarrestarán a la red del delito.

Así empezó Trujillo y hasta ahora no puede salir de ese mundo insomne del crimen. Todavía no ha llegado a nuestra Provincia el terrible sicariato o muertes por encargo, pero la parálisis increíble de nuestras autoridades parece que les dará carta libre. "Dios nos acoja confesados", porque se está levantando una leyenda negra que debemos rechazar. Se viene diciendo que aquí, en esta tierra progresista es más fácil robar (y matar) que trabajar. Es más cómodo ser un maleante que gente honesta. Rinde más quitar a otros sus bienes, su honor o sus vidas sin que los ofensores pasen necesariamente por las cárceles.

Esto es inaudito, es grave y se debe evitar a toda costa y en los plazos más breves. Gente honesta y pro activa existe, esos líderes anónimos deben surgir para guiar a un pueblo que busca desesperadamente en quienes confiar. Es urgente y necesario.

Periodistas por la Seguridad Ciudadana

  • PDF

Una congregación inusual se dio el domingo en la Plaza de Armas de Ica, donde periodistas y comunicadores sociales de distintos gremios dejaron por un momento sus diferencias y sus camisetas gremiales para mostrar su preocupación por la seguridad por los hombres y mujeres de prensa. La ola delictiva no se detiene para reparar en cargos, profesiones, oficios u ocupaciones de sus víctimas, así más de uno han sido emboscados, maltratados y robados sus bienes personales y equipos de trabajo. Pero la ofensa no sólo es por lo que nos esquilman, sino por la osadía que esgrimen los facinerosos, al sentirse fuertes ante el resquebrajamiento de la autoridad, el relajo de la justicia y la poca capacidad de represión por parte de las fuerzas del orden.

Los periodistas de Ica -en su mayoría- no son privilegiados, no andan en carros de lunas polarizadas, ni con personal de seguridad o armas de fuego para su protección personal. Sus únicas armas son sus grabadoras, filmadoras, cámaras fotográficas o sus libretas de apuntes. Los que narran las noticias cotidianamente han pasado a ser protagonistas forzados de las páginas policiales y entre el infame hecho de ser asaltado y esquilmado, por suerte ninguno ha perdido la vida, pero nadie garantiza que en un futuro mediato pueda ocurrir una desgracia que lamentar. Este primer germen de unidad en la acción no debe perderse y por el contrario debe de ampliarse sumando nuevas fuerzas; este motor debe ser el punto de partida para una mayor y comprometida exigencia para obligar a las autoridades que asuman los protagonismos que vienen explícitos con sus cargos. No se debe demorar más en este intento. Mucho se ha dicho sobre las posibles soluciones, pero las palabras se desgastan y las respuestas nunca llegan.

Recién el domingo próximo, los periodistas de Lima efectuarán con retraso "La Marcha por la Seguridad del Perú" recorrido que partirá desde el Parque Kennedy en Miraflores. Los periodistas iqueños adelantaron sus acciones y han marcado la pauta, por lo que estos estados de ánimos que nacen aislados y distantes deben de concertarse y formar una acción que reporte resultados positivos. La inseguridad ciudadana se da en todo el país, es hora de los ejemplos y no de los discursos.

Obligación de limpiar nuestra casa: ICA

  • PDF

Nuestra casa común es nuestra ciudad, la que debe estar permanentemente limpia, presentable y adecuada para vivir con tranquilidad. Lamentablemente, desde que Ica empezó a hacerse grande poblacionalmente, ningún alcalde ha podido domar al "monstruo" de la basura. Se nos ha hecho costumbre existir entre malos olores, moscas y acumulaciones callejeras de inmundicia, pero es imperdonable que esto ocurra cuando viene la visita en que hay que mostrar la casa limpia, nuestra casa común, ICA, porque los turistas serán nuestros voceros, y lamentablemente durante el desarrollo de la Fiesta de la Vendimia no se tuvo una ciudad limpia y antes que termine este mes de Marzo, tendremos la primera procesión del año como parte de la Semana Santa, en la que tendremos miles de invitados.

¿Por qué no se puede controlar la basura en Ica? Muchas serían las respuestas y más serían las disculpas para justificar estos incumplimientos por parte de las autoridades ediles. Porque nuestra casa grande, nuestra ciudad, está siempre fea, impresentable, oliendo a desperdicios, desgarbada en muchos lugares. Desde que el hombre empezó a vivir en comunidad existió el consenso de mantener los espacios públicos libres de desechos e inservibles, eso ha sido una constante. Sin embargo, actualmente por recoger la basura nos cobran, entonces, por dejar de recoger la basura deben descontar; así debería funcionar la lógica justiciera. Vivir en una ciudad ordenada y limpia acaso es un derecho y una obligación. Esta prédica de exigir limpieza urbana, obligación que fija la ley, debe ser respetada permanentemente por cada ciudadano y más por los que ganan sueldos como autoridades.

Como en la Vendimia, por Semana Santa vendrán miles de gentes a visitarnos y debemos mostrar vergüenza cuando descubran la desorganización y las calles tachonadas de sedimentos y suciedad, potenciadas por los calores del verano; algunos lugares que fungen de botaderos permanentes aparecen ahora maquillados (¡felizmente el Río Ica lleva agua!) y entre fervores, mirra y procesiones sacaremos a nuestro Cristo Protector rogándole luz para las autoridades iqueñas para que, de una vez por todas, en consenso trabajen por ICA. No podemos tener tan mala suerte, en la que gestión tras gestión no se den cuenta las autoridades, locales y regionales que los cargos políticos son sólo de paso y deben dejar muestra de lo que hicieron, porque la población sólo los recordará por sus buenas obras.

Los ciudadanos de Ica no podemos vivir avergonzándonos, generación tras generación, de morar en una ciudad cada vez más sucia y desordenada. Por ello, autoridades: cumplan con su deber, pónganse en acción, convoquen la solidaridad ciudadana y empresarial. Sí podemos limpiar nuestra ciudad y mantenerla aseada, sólo falta sostener con firmeza la voluntad de hacerlo.

¡El peor de los crímenes!

  • PDF

Nuevamente otra mujer violada. Nuevamente la justicia relajada y los violadores sólo tienen ”orden de comparecencia” y transitan orondos por las calles, mientras la ofendida y sus familiares claman por una rápida captura de los facinerosos. Violar a una mujer, a mansalva y en grupo constituye el peor de los crímenes, igual que mancillar o matar a un menor de edad. Es cierto entonces que la bestialidad se esconde por las calles inseguras, en las esquinas de penumbras para robar dignidades, satisfacer insanos primitivismos sabiéndose que a sus autores no les pasará nada. La progresión irrefrenable de estos delitos impunes provoca convocar al unísono la negada pena de muerte o revivir la Ley del Talión que aparece en el Antiguo Testamento.

En el Mes de la Mujer, se escribía hace poco en este Diario, suceden los vejámenes más brutales, más reptilianos, aborrecidos por todas las sociedades, mientras nuestra ciudadanía impávida e inmóvil no dice nada y hace menos. ¿Qué debe suceder para que actuemos justicieramente? Tal vez las anónimas víctimas no tengan apellidos de abolengo ni amistades importantes. Tal vez a los pobres y a los desposeídos se les ha negado la justicia por siempre. Se ha dicho y aquí lo reafirmamos, la tremenda inseguridad ciudadana que padece nuestro país no se soluciona sólo creando más cárceles (lugar donde se obtienen los postgrados de la criminalidad). Nos faltan jueces probos, policías honestos, ciudadanos preocupados por el bien común. La fórmula para derrotar a los malos se halla en la debida organización de nuestras instituciones, en participar en la comunidad de los valores morales, en encontrar a los buenos líderes, en mejores autoridades. Matar, vejar, denigrar, aborrecer a una mujer seguirá siendo el peor de los crímenes.