La Voz de Ica

27.May.2017

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

La Ley del Talión

  • PDF

Ante la onda delincuencial que asalta y roba vehículos motorizados (taxis y mototaxis) en varios distritos de la provincia de Ica, con desvergonzada impunidad, los socios de las empresas afectadas han decidido realizar acciones que llamen la atención de las autoridades y han realizado ya dos grandes plantones o toma de puntos neurálgicos de la Carretera Panamericana, bloqueadas por centenares de taxis en viva protesta por estos asaltos que en respuesta, podrían derivar en hechos de sangre, como en la novela española de Lope de Vega "Fuenteovejuna", cuando sean asaltados -dicen- actuarán "todos a una" y procurarán atrapar a los delincuentes y ajusticiarlos, (no llevarlos a las cárceles) como público escarmiento y mensaje para las bandas que han provocado la ira de este segmento de la población.

Y como en la obra española, el pueblo afectado no se propone cambiar el sistema social, sino ir a la búsqueda de justicia por mano propia, por ello ya han logrado un requisito básico: la unidad de sus integrantes, de todas las empresas, para que al momento del ajusticiamiento de uno o más delincuentes, puedan responder ante la Policía o los tribunales, como una masa, un compacto que no individualice responsabilidades. Esto es muy peligroso. Los efectos de este anuncio vengador puede atraer a otros sectores que imiten y hagan lo mismo o peor, lo que ocasionará el caos en la administración de justicia. Lo que se pretende hacer es la respuesta desesperada ante el inmovilismo y escasa capacidad de respuesta de las autoridades y sus medidas preventivas para detener al lumpen.

En nuestras calles germina un movimiento en silencio, ganando adeptos, atizando los ánimos y atentando contra la vida. Se pretende volver a la práctica de la norma bíblica: La Ley del Talión "Ojo por ojo, diente por diente" que se basa en un principio jurídico de justicia retributiva, de establecer proporcionalidad entre el daño recibido en un crimen y el daño producido en el castigo, siendo la venganza el móvil de la respuesta. Es hora de detener todo acto de crueldad y barbarie que desdice lo que es una sociedad civilizada en la que debe prevalecer el orden, la justicia y el respeto.

La historia en Luren no se repite

  • PDF

Un día como ayer -hace 95 años- se produjo el voraz incendio que redujo a escombros el antiguo templo de nuestro Señor de Luren. Ayer domingo 23 de Junio aquel reconstruido templo de Luren, convertido en Santuario, se encuentra igualmente destruido y abandonado hace casi seis años por un terremoto.

Y la historia no se repite, porque a diferencia del desastre de 1918, el pueblo cristiano y devoto se puso a trabajar en unidad, para -primero- restaurar la sagrada imagen del Cristo Moreno, dañada por el fuego e inmediatamente después para rehacer el templo desde sus bases; es decir asumieron una doble tarea, una gigantesca y larga tarea que se arribó con éxito.

El terremoto del 2007 afectó nuevamente al Santuario de Luren, tanto así que lo dejó en estado de invalidez, de postración permanente, ya que habiendo transcurrido casi seis años, esta desvencijada estructura religiosa se encuentra peor que el día del terremoto. Esta vez no ha existido unión. Esta vez se careció de los liderazgos y de las voces serenas. Pero lejos de hacer una sola idea, una sola acción y un solo compromiso el templo pasó a ser parte de una increíble disputa. Demasiadas palabras, un hartazgo de propuestas sin llegar a la cristalización en los hechos, así los conceptos de Santuario nuevo, restauración con reforzamiento, hasta llegar a una propuesta ecléctica no pedida, fue la que quedó en los planos. Todo en el papel, nada en los hechos. No funcionaron las luretones pro recaudación de fondos; la ayuda internacional fue afectada por las crisis de las economías globales; el aporte financiero del Gobierno Regional de Ica y la Municipalidad Provincial de Ica es la última esperanza para echarse a andar y empezar a construir nuevamente. La traba de la propiedad informal de los terrenos sobre los que descansa el Santuario, al mismo estilo que los Asentamientos Humanos contemporáneos que se levantan en terrenos eriazos, han sido allanados por la esperada formalización, la información se maneja con sigilo, con extrema reserva y casi al sexto año de paralización, la frustración del pueblo creyente se resquebraja cada vez más.

Volvamos la mirada a los ciudadanos iqueños de 1918 en adelante. Imitémoslos, sobrepongámonos a todas nuestras desgracias y a nuestras diferencias, pensando que la obra nueva devolverá la Casa de Oración para nuestro Santo Patrono para que por fin no continúe como otro damnificado más, a la zaga de los que pudieron reponerse de las adversidades. Es hora de la marcha conjunta, de la obra en común, del abrazo fraterno, del perdón y de los haceres.

¿Y el Terminal Terrestre para Ica?

  • PDF

Han pasado varias décadas, desde que la gestión edil del Econ. Aquiles Cavero Donayre (1987-1990) esbozara la propuesta para construir un terminal terrestre para la ciudad de Ica, que concentre en un solo espacio a todas las empresas de transportes interprovincial, mirando en perspectiva el crecimiento poblacional que se venía. Pasó el tiempo, no se construyó nada, siempre fue un tema para la demagogia electoral y el caos en el transporte fue creciendo hasta hacerse casi incontrolable (incluyendo a la docena de empresas transportadoras instaladas en sus propios locales) agudizando un problema que pudo solucionarse sin mayores contratiempos.

Para una ciudad que ha crecido vertiginosamente como la nuestra, donde el comercio informal, los taxis, mototaxis, colectivos, autos y moto lineales particulares se suman por miles, creado un caos sin igual todos los días, que produce efectos nocivos, económicos y de contaminación para los ciudadanos de esta urbe, el problema necesita con urgencia soluciones impostergables. Unas 10 cuadras del centro de Ica son el escenario donde compiten estas empresas para recepcionar, embarcar y transportar a millones de ciudadanos mensualmente en un negocio que produce pingües ganancias para los propietarios. ¿Y los ciudadanos qué?

Han transcurrido 23 años desde que se hiciera pública la propuesta, se ha cambiado hasta dos veces el escenario del nonato Terminal Terrestre para Ica (Subtanjalla y Salas-Guadalupe) y continúa siendo una promesa incumplida. Que los ciudadanos de esta provincia cuenten con este "famoso terminal terrestre" sería el fin de muchos problemas, entre otros, brindar seguridad a los pasajeros para que no sean asaltados ni robados, ni se produzca el congestionamiento del tránsito en las puertas de las agencias; eliminar el recojo de los pasajeros de ruta que esperan a una o dos cuadras de los locales de embarque oficial; erradicar el comercio informal de la periferia; liberar de los “cuellos de botella” que se producen en este espacio en cuestión. Pero sobre todo, les debe interesar a las autoridades de todos los tiempos para que se liberen de la acusación de la que se ha venido manteniendo este anormal estado de cosas, al supuesto pago de abultadas “bolsas de dinero” que las empresas de transportes estarían dando a ciertas autoridades y funcionarios municipales para que los negocios colaterales (hoteles, restaurantes, etc.) continúen sin mayores problemas. Ahora que se anuncia que dicho Terminal se planea hacerlo realidad en Salas-Guadalupe, espera la ciudadanía, que no sea el mismo anuncio prometedor que se viene utilizando, de manera renovada, desde hace décadas. Es tiempo que Ica cuente con un terminal terrestre que centralice y administre el embarque y llegada de pasajeros.

Inseguridad ciudadana en las calles

  • PDF

Los asaltos y robos de unidades de transporte público, especialmente taxis, mototaxis y colectivos que viene ocurriendo en las últimas semanas en la provincia de Ica, describen un panorama incierto en el que los conductores de estos vehículos y los ciudadanos que son los pasajeros se sienten inseguros.

La presencia activa de la Policía es necesaria a gritos y el inmovilismo de las autoridades que toman las decisiones hasta ahora está dejando que fermente un cuadro de violencia e inseguridad que pueden ser explosivos en el futuro próximo. La paralización y toma momentánea de un punto vital de la Panamericana Sur por parte de cuatro empresas de taxi es una muestra de ello, es la respuesta de inconformidad ante el nulo accionar policial. Los delincuentes se han dado cuenta que arrebatar un bien a cualquier ciudadano, en cualquier lugar es tan fácil como robar la golosina a un niño. Nadie se los impide, sólo la prensa protesta y reclama, el resto es silencio. De allí la reacción de indignación, de rebeldía ante estos hechos delincuenciales.

La otra forma de protestar, por parte de los propietarios de las mototaxis es enfrentar al hampón, con sus propios recursos y con sus muchas limitaciones (que no es lo aconsejable) para no perder su herramienta de trabajo; pero esto es sumamente peligroso porque la valentía puede terminar en graves lesiones o hasta con pérdida de la vida misma. Ha trascendido que ya estaría delineada la Estrategia Nacional para hacer frente a la delincuencia, pero esta implementación práctica tomará varios meses, hasta entonces cuantos hechos graves ocurrirán. Sólo tenemos que buscar nuestras propias seguridades, las de nuestras familias, en el hogar, escuelas y centros laborales. Reforzar las rondas ciudadanas en nuestros barrios, las capacitaciones en los fundamentos de seguridad vecinal, confluir en los esfuerzos para que nos organicemos mejor, en defensa de lo nuestro. Pero debemos empezar ya.

Decisiones lamentables

  • PDF

Últimamente las noticias locales, regionales, del Perú y del mundo nos confunden porque la mayoría de ellas si no son todas, no dejan de sorprendernos, pero la noticia de un suicida por ahorcamiento, siempre es la nota más triste de las páginas policiales. Auto afligirse la muerte es un tema complejo cuya causa no puede saberse hasta el límite de los detalles. Un suicida permaneció por tres días colgado de un árbol de mangos en una chacra de Subtanjalla, nadie de fuera conocía los móviles para tan drástica decisión, sólo especulaciones se tejen respecto a este dramático caso. Tal vez en el entorno familiar se sepa, pero eso jamás se hará público.

El suicidio es el acto en que un individuo deliberadamente se provoca la muerte -la mayoría de las veces- padecimientos psíquicos, depresión, trastornos graves de ansiedad o las adicciones (drogas o alcoholismo) son los percutores de estas irreversibles decisiones. En la religión católica (y en otras monoteístas) el suicidio es pecado; más no, en algunas culturas orientales, cuando se trate de una forma honorable de escapar a situaciones humillantes o en extremo dolorosas.

Lo sucedido en el distrito de Subtanjalla, es inusual en el ámbito de Ica, pero ocurre. Y la más afectada siempre es la familia. A los tres hijos menores habría que darles apoyo psicológico y hasta psiquiátrico, porque las referencias médicas en estas situaciones, determinan que existe un porcentaje alto de tendencia suicida en el entorno familiar de quienes han vivido estas tragedias. De allí la importancia de que las instituciones médicas públicas, a través de los profesionales de la especialidad, brinden este servicio, de oficio, o por intermedio de una petición expresa -por ejemplo- del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. Una vida siempre es importante, sin importar el nombre o la condición social de los afectados. Debemos ser conscientes del peligro y más ágiles en tomar decisiones.

¡Felíz día ica!

  • PDF

Hoy nuestra ciudad está de aniversario. Hoy es un día festivo y de reencuentro para todos los que viven en esta provincia, pedazo de suelo bendecido por la naturaleza. Hoy 17 de Junio también es un día de balances y de propuestas para una ciudad que se hace cada vez más grande, con más necesidades y muchos retos por cumplir.

Por tanto somos los protagonistas de estos tiempos nuevos, sin importar si somos o no oriundos de este espacio, pero con una condición obligatoria: amar a esta tierra por encima de nuestras mundanas preocupaciones.

Compartir cuatro siglos y medio en un lugar acosado por sismos e inundaciones ha sido un reto permanente para todos, superarnos cada vez, levantarnos de cada desgracia, reponernos frente a la adversidad nos habla del temple especial de los iqueños corajudos, valientes e indomables. Hacer florecer los campos, ganándole espacios a los desiertos, hablar en armonía con la sabia naturaleza, cuidándola y soportando su devastadora fuerza cada cierto tiempo, con aflicciones incluídas, nos ha hecho especiales, creativos y ajenos a los odios. Este desafío de superarnos constantemente lo vamos logrando con auxilio de nuestra fe y religión.

Esta efemérides también es espacio para los balances y las propuestas. A nuestra ciudad le falta higiene permanente, no sólo en el lecho del río sino también en muchas partes de la ciudad, estar comprometidos todos en desarrollar permanentemente la cultura de la limpieza pública, tener una planta decente de procesamiento de residuos, uso racional del agua subterránea y un servicio de tratamiento de aguas residuales como cualquier ciudad del mundo son desafios grandes pues nada de esto esta funcionando y no se puede cerrar los ojos en una fecha tan especial.

Tambien nos falta ordenar muchas cosas en esta ciudad: el tránsito, el comercio, educar más y mejor a nuestros ciudadanos. Pero empecemos por los temas principales, por los básicos e ir avanzando.

Una ciudad no se crea ni corrige profundos problemas en 4 cortos años, debemos empezar por algo, pero empecemos ya. Y por esta vez celebremos juntos y alborozados los 450 años de nuestra fundación española como ciudad.

¡Feliz Aniversario Vecinos de Ica!

Se protege o se desprotege

  • PDF

Una vez más nuestra provincia es sacudida con una noticia que implica el honor de una menor de edad, una escolar que -según denuncia la familia afectada- habría sido mancillada con tocamientos indebidos, dentro del recinto educativo y por la máxima autoridad del plantel. Potencia la denuncia el hecho que tales acontecimientos han ocurrido en un Colegio regentado por la Policía Nacional del Perú, institución que cuida el orden y la seguridad de las personas en nuestro país.

Las investigaciones que están en curso darán nuevas luces al caso, pero el delito se vuelve recurrente, reiterativo, muchas veces escondido en el total anonimato para ocultar vergüenzas y desviaciones sexuales que cada día se develan ante el rechazo público, para evitar que prolifere, dañe y conviva en total impunidad, aplicando los castigos más drásticos y la separación definitiva de estos personajes. Si se ha venido cuestionando la seguridad de nuestros hijos en las escuelas y denunciando ocasionalmente el comportamiento sexual de ciertos profesores (as), auxiliares y personal contratado que afectan directa o indirectamente a los educandos; más aún -como en el presente caso- se trata de un colegio que viene precedido de cierto prestigio de orden, respeto y severidad en la enseñanza.

Sin importar a quien, la justicia debe aplicarse con rigurosidad y celo. Las nuevas disposiciones legales de protección a los menores de edad deben favorecer siempre a los afectados, siempre que se dan estos casos, los infractores pretenden quedarse libres e inmaculados o en la tipificación más leve, como es el delito de actos contra el pudor, tocamientos indebidos o actos libidinosos y no dejarse acusar por el delito de violación sexual, que siempre es el objetivo final de quienes utilizan los cargos, posición o autoridad sobre las víctimas para desatar sus bajas pasiones. Para el caso que se ventila, el acusado debe dejar su cargo y allanarse a las investigaciones que realiza el Ministerio Público. Se espera que esta vez la denunciante no pase a ser la denunciada y el caso se pierda en el olvido, como ocurre casi siempre en la maltrecha, cuestionada y poco fiable administración de justicia en nuestro país.

La urgencia del cambio

  • PDF

La mayoría se queja de la terrible situación en que se vive. Exteriorizamos nuestro estado de ánimo frente a la pasividad sino permisividad de nuestras autoridades frente al acumulo de la basura en las calles y en el lecho del rio, pero hacemos poco o nada por practicar o enseñar a la población que la basura no se arroja en los lugares públicos, aunque fuese alguna cáscara de fruta o una simple envoltura de chocolate. Pedimos que se hagan más obras, más postas médicas, más calles y veredas y seguimos siendo un país evasor de nuestros impuestos o algunos se refugian en la informalidad para no tributar.

Algunos se quedan afónicos denunciando la inseguridad ciudadana y se critica a las instituciones policiales o a los gobiernos locales, pero son permisivos cuando se da alguna coima para pasar por alto alguna falta de tránsito o acelerar algún trámite burocrático que les interesa. Algunos piden que se linche a los ladrones, otros piden pena de muerte para los violadores, pero los que deben asistir a las reuniones de coordinación que se realizan desde las bases o en coordinación con la Policía para sumarse a la solución de los problemas, no asisten y todo queda en nada. Hemos hecho parte de nuestro léxico consentidor la frase "no importa que robe, pero que haga obras" para permitir que ciertos alcaldes y autoridades "obtengan" dinero y valores producto de las coimas y encima padecemos amnesia cuando éstos mismos se vuelven a presentar sin vergüenza para su re-reelección electoral.

Nos quejamos de los regidores, de los alcaldes, de los consejeros y presidentes de los gobiernos regionales y los tratamos de incapaces porque no nos resuelven los problemas de la basura, la contaminación ambiental, el caos vehicular, las sucias y rebosantes lagunas de oxidación o los antihigiénicos botaderos para los desechos ciudadanos.

Toda esta caótica descripción de una ciudad que crece desordenadamente, sería mejor manejada, mejor administrada si desarrollásemos el sentimiento de solidaridad, de la unión ante los buenos principios, de demostrar con los hechos y compromisos cuanto queremos a nuestra tierra y cuanto estaríamos dispuestos a hacer por ella. Ya no deberíamos quejarnos de las malas autoridades de siempre sino reconocerlas para cuando reaparezcan con nuevas camisetas y llamativos colores no nos vuelvan a engañar.

La propuesta debería ser que ningún político, pasado o reciente, pueda ser elegido nuevamente como autoridad. Debemos de abrir espacios y oportunidades a mentes nuevas, a personas íntegras, a profesionales probos que son necesarios ante la triste situación que nos ocurre. Debemos de dejar de quejarnos y hacer más, decir menos y obrar más. De ser autores de esa historia nueva que urge reescribir para que podamos sentirnos felices como comunidad. Nos urge un cambio, con más compromiso y más acción.

La incultura de un pueblo

  • PDF

Nuevamente están ensuciando el cauce del río Ica, persiste la terquedad de un sector de ciudadanos que cree ciegamente que este es un lugar para arrojar sus desperdicios y lo convierten otra vez en un muladar. También se le llama "incultura", el no tener la educación, el conocimiento de saber que se está afectando a una ciudad entera. Las autoridades municipales han fracasado al no poder mantener el río sin basura, por la insuficiente acción de educar a la población en una buena costumbre, básica en toda relación humana, la limpieza. Sin educación no hay cultura, la suciedad es falta de cultura.

El esfuerzo de los soldados del Ejército "se va a la basura". Y no sólo el Presidente de la República, promotor de este esfuerzo de limpieza, sentiría vergüenza al comprobar que este problema le queda grande e inmanejable a nuestras autoridades locales y regionales, también la tenemos todos los que vivimos en esta tierra. No es suficiente limpiar, hay que aumentar la cultura de la higiene y de la preocupación por nuestros recursos naturales que están en peligro.

A pesar que se han implementado nuevas rutas para el recojo de la basura domiciliaria en ambas riberas del río (entre los puentes Socorro y Cutervo) y se ha coordinado con las juntas de moradores para sensibilizarlos y enmendar el viejo y fácil hábito de tirar sus desperdicios dentro del cauce, inescrupulosos protegidos por el velo de la noche- hacen caso omiso y por algunas monedas ensucian lo que nunca debió mancillarse. Hace falta nuevas propuestas, más empeño municipal, la pronta llegada de los contenedores, el monitoreo permanente a través de las cámaras de video vigilancia, el reglamento para mantener limpio ese espacio de ciudad (con penas y sanciones), entre otros. La población total tiene una obligación moral para comprometer esfuerzos y acciones para quitarnos de una vez y para siempre el calificativo de "ciudad sucia e inculta". Es un compromiso que incluye a todos, sin excepciones.