La Voz de Ica

25.Nov.2017

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

Dímelo en Cristiano

¡Es Navidad…!

  • PDF

Estaba recién casada y un moderno reloj fue el último regalo de mis padres…a partir de ese momento cambiaron los roles.

Han pasado los años, los chicos crecieron, falta poco para la Nochebuena y esta mañana decidí que éste será el último año de correr por los regalos. Es mi tarea enseñarles a los míos el verdadero sentido de la Navidad… recordar cómo y porqué vino Jesús al mundo. Que atesoren en su corazón el valor de la libertad y el derecho de decidir... y quiero tener la libertad de decirles: esto quiero hacer y porqué.

En cana… también es Navidad

  • PDF

Historias en el penal hay muchísimas y pintan nuestra vulnerabilidad como sociedad. La llamaremos María, fachosa muchacha con un vientre inmenso, pronta a dar a luz, aún en el penal tenía la ilusión de la maternidad, su nueva familia eran las solidarias internas que cuidaban a las tres embarazadas que conocí. Le pregunté a la joven si su pareja la visitaba... respondió, él está en el otro pabellón, volví a preguntar ¿te visita tu madre, tu familia?, señalando a una señora mayor en silla de ruedas me dijo, ella es mi madre…decidí no seguir preguntando. Aquel que quiere ayudar no pregunta mucho, es mejor así.

La huella (II Parte)

  • PDF

El que violenta a una mujer, a un niño, se va enfermando de poder sobre su víctima, que en profunda caída a su estima no hace uso de su legítima defensa y se vuelve un modelo repetitivo. Conocí el caso de una muchacha analfabeta cuya madre agresora física y verbal le dijo que ella nació para sufrir y su hija también, cuando la pequeña enfermó y la plata no alcanzaba le dijo que mejor la dejara morir para que no sufriera como ella, la niña fue producto de violación y eso la hacía sucia ante la madre ignorante a quien ella mantenía y con quien tenía una fuerte dependencia de sujeción afectiva. Otro caso que pinta el machismo en toda su insanía es el que ocurrió en la sierra peruana, un muchacho de 16 años acogido en un Centro Preventivo clamando ayuda contó su soledad y su pena, su padre lo violentaba acusándolo de incesto, ni qué decir lo que le pasaba a la madre, huir fue la respuesta de sobrevivencia. ¿Cómo curar esas heridas?

La huella

  • PDF

(I Parte)

Las estadísticas muestran sólo un estimado porcentaje que no refleja la realidad de la violencia contra mujeres y niños. ¿Qué condiciona la violencia reiterativa, la supremacía física sobre la vulnerabilidad consentida de una mujer?, ¿Qué ata a una mujer a un hombre violento, aún exponiendo la seguridad de sus hijos?, su manutención, el amor con miedo… con dolor, el modelo aprendido generación tras generación de sumisión, de aceptación, de resignación. ¿Cómo entenderlo? Para la violencia no existe clase, educación (esta condición sí hay que tenerla en cuenta), edad, circunstancia, ubicación geográfica, modelo familiar, político, económico. No será un rezago del estado primitivo del hombre que cómodamente ha pretendido y pretende mantener. ¿Qué siente un hombre cuando violenta a una mujer?, ¿Cuál es su mensaje?

El diáfano nacionalismo de los años 70

  • PDF

El poncho de tocuyo primorosamente ribeteado en cintas rojas, lucía orgulloso en el coro del colegio interpretando el Himno Nacional en los festejos por el Sesquicentenario de la Independencia del Perú (1971).