La Voz de Ica

24.Nov.2017

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

Mi Árbol Y Yo

  • PDF

"Con los años, Daerán y Finn crecieron y el árbol parecía contemplarles desde la colina, esperándoles volver con sus risas y sueños de descubrir la vida."

La primavera llegó y en sus copas, los primeros brotes de hojas nuevas, asomaban. Daerán jugaba bajo la copa de "su árbol" - como así lo llamaba. - junto a su pequeño hermano, Finn, mientras, su madre, les miraba entretenida desde el patio trasero.

Leer mas...

La Mujer del Leñador

  • PDF

En el Folden, había un joven muy pobre que vivía en una casita en medio de un gran bosque. Se llamaba Gundar Elgrim y se ganaba la vida recogiendo leña de la montaña para venderla en la ciudad.

Una mañana, tras vender toda la leña y comprar sus alimentos, regresaba a casa, cuando a mitad del camino oyó los chirridos de un pájaro que había caído en una trampa. Sin pensarlo dos veces ayudó al ave a escapar.

Leer mas...

Las Monedas

  • PDF

"Por todo el reino, se corrió la noticia de tan peculiar personaje, que a diario iban gentes de los alrededores a la plaza, tan sólo para buscarle y tomarle por tonto."

En la lejana ciudad de Caster Illios, todos los días, Davor Behzad, se recorría toda la plaza pidiéndole limosna a la gente, sin embargo había quienes encontraban divertido hacerle escoger entre dos monedas, una de mucho más valor que la otra. Davor escogía siempre la de menor valor, por lo que le tomaban por tonto, despertando las carcajadas y burlas de quienes le rodeaban.

Leer mas...

Agua de manzana

  • PDF

"Quería decirle que lo había pensado mejor y que era exagerado matar a Thorbal, por lo que le daría una brutal golpiza"

Un día, Aenar, hijo de Godrod, el granjero, se le presentó furioso para contarle que estaba decidido a ir donde Thorbal, un muchacho de la tribu rival para tomar venganza ya que éste lo había ofendido gravemente. Le contó que quería ir inmediatamente y matarlo sin piedad, tal y como era acostumbrado entre la gente de las blancas estepas.

Leer mas...

Un sueño llamado Libertad

  • PDF

"Tu realidad está aquí, dentro de estos muros. No hay más libertad que ésta"
La doncella miraba la plateada Luna a través de su ventana. Suspiró. Cuánto le gustaría conocer el bosque, el campo y el pueblo, pero no, su padre, hombre celoso, jamás se lo permitió: "Hijita, aquí tienes todo lo que necesitas. Afuera no hay nada que ver, es peligroso." Y le dejaba un beso en la frente y ella se quedaba con las ganas de poder decirle "Ya no soy una niña. Mírame, he crecido". La impotencia de vivir bajo su sombra y tener una vida dentro de los muros, la consumía como una flama ardiente.

Leer mas...