La Voz de Ica

25.Nov.2017

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

El Eterno Sembrador de Huarangos

Elías Félix Quinteros Ferreyra
Estudios: Ingeniería Agronómica de la UNICA
Premios: ganador del Trofeo Nacional "Barbara D'Achille" por la Defensa del Medio Ambiente y Protección de la Naturaleza, Lima, 26 Mayo 1992.
Libros: "Documentos Histó-ricos Geográficos del Distrito de Subtanjalla", 317 páginas, 2008, Editorial UNICA; "Plantas y Vegetación de Ica", coautor junto a 4 investigadores más del Proyecto Darwin Ica - Royal Botanic Gardens Kew.

Se hizo común ver a un solitario mozuelo que caminaba desde que el sol abría, entre los médanos de Comatrana, llevando un balde con agua, varios tarritos de leche con plantas recién germinadas, su libreta de apuntes y su cámara fotográfica. Esa fue una constante para Félix Quinteros Ferreyra desde que tuvo uso de razón. Han pasado casi 60 años y este Quijote impenitente, continúa sembrando, cuidando, promocionando a los huarangos de su tierra iqueña, con el mismo cariño y la misma entrega. "Voces de la Ciudad" conversó con él, éstas son sus impresiones.

Voces de la Ciudad: ¿Félix, naciste con un huarango entre las manos?

Félix Quinteros: Parece que sí, nací amando a esta planta y a estos valles. Recuerdo mi infancia y veo al robusto huarango del corral de mis abuelos, donde trepaba con mis primos y me columpiaba con una soga, fueron los días más felices de mi vida, aquellos momentos me marcaron, fue una pasión que fue creciendo de a pocos.

V.C.: ¿Qué es un Huarango?

FQ: Es un árbol nativo de la costa norte y sur del Perú, longevo, que llega a alcanzar de 8 a 20 mts. de altura, de copa generalmente horizontal, ramas espinosas, de pequeñas flores amarillas y dulces vainas como frutos y su peculiar característica es que crece en los desiertos, gracias a que la naturaleza le ha provisto de una raíz que puede alcanzar hasta los 50 mts de profundidad para buscar agua.

V.C.: ¿Por qué se dice que es longevo?

FQ: Está comprobado que un huarango puede vivir más de mil años, la prueba viviente está en el pueblo de Santa Cruz, Palpa. Se ha demostrado que este milenario árbol tiene a la fecha 1,076 años de edad. En Ica hubiésemos tenido otros iguales pero la depredación arrasó con ellos.

V.C.: ¿Qué beneficios nos brinda?

FQ: Es una planta completa. Ofrece gratuita sombra y forraje para los animales domésticos y salvajes, para el hombre proporciona su resistente madera para construcción de casas, leña, carbón y de sus frutos procesados se obtiene la nutriente huaranguina, mal llamada algarrobina.

V.C.: ¿Luego de 30 años de prédica se ha entendido tu mensaje?

FQ: Creo que sí. Más gente e instituciones se interesan por el huarango, los siembran y los cuidan, ya no es el anónimo y noble arbolito de antes; es tema de discusión en eventos científicos. Aunque falta más, creo que mi prédica y la de otros más han pegado.

V.C.: ¿Cuándo iniciaste tu labor de promoción del Huarango?

FQ: Fue en 1988, en Piura, donde fui expositor en el I Seminario Nacional del Algarrobo, allí supe que en varias partes del Perú habían otros "locos como yo", apasionados por estas plantas y su ecosistema. Y en 1998 obtuve el Trofeo Nacional "Barbara D'Achille" por la Defensa del Medio Ambiente y Protección de la Naturaleza.

V.C.: ¿Cómo ha servido el huarango a nuestra comunidad?

FQ: Los bosques de huarangos se constituyeron como barreras naturales de protección contra el avance de los desiertos; si no hubiese estos arbolitos, las arenas ya habrían invadido nuestra Plaza de Armas y avanzarían camino a Parcona.

V.C.: ¿Ica fue tierra de ríos y lagunas?

FQ: La naturaleza nos bendijo de esa manera, pero la ambición de regar más tierras han desaparecido de a pocos, lagunas, humedales y puquiales. Aparte de los balnearios extinguidos teníamos muchas afluencias naturales de agua, por ejemplo cerca de la Cruz en Manzanilla, en Urb. San Miguel (grifo Gotuzzo), en nuestra Plaza de Armas, Saraja, Santa María, en la Residencial La Angostura, el Guayabo, Cachiche (Laguna de Casma) y muchos otras desaparecidas de las que sólo queda el recuerdo, incluso el río original ha perdido su nombre y su curso.

V.C.: ¿No se llamó siempre Río Ica?

FQ: No. Ha quedado registrado que el afluente principal de este valle se llamó "Rio Macacona" y su curso era de Oeste a Este, desembocando en el mar. El río actual llamado como la ciudad es hechura del hombre y tiene un curso distinto de Norte a Sur (es el único de los 52 ríos de la costa peruana que tiene esa extraña dirección). El Rio Macacona bajaba de nuestra serranía por las partes altas de San Juan y venía más o menos recto hasta chocar en el gran Cerro Prieto donde su curso variaba un poco, entraba por el centro de La Angostura, el Guayabo, La Victoria, Comatrana, parte posterior de Huacachina y de la Huega hasta Cachiche, para de allí dirigirse al sur Este y desembocar al mar. Esta dirección anti natural del Río Ica lo hace más vulnerable a las aguas de avenida y huaycos, además que se eligió erróneamente un cauce que es más elevado que la misma ciudad, de 4 a 6 mts. poniendo a gran parte de la ciudad a merced de las inundaciones.