La Voz de Ica

25.Nov.2017

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

Decisiones lamentables

  • PDF

Últimamente las noticias locales, regionales, del Perú y del mundo nos confunden porque la mayoría de ellas si no son todas, no dejan de sorprendernos, pero la noticia de un suicida por ahorcamiento, siempre es la nota más triste de las páginas policiales. Auto afligirse la muerte es un tema complejo cuya causa no puede saberse hasta el límite de los detalles. Un suicida permaneció por tres días colgado de un árbol de mangos en una chacra de Subtanjalla, nadie de fuera conocía los móviles para tan drástica decisión, sólo especulaciones se tejen respecto a este dramático caso. Tal vez en el entorno familiar se sepa, pero eso jamás se hará público.

El suicidio es el acto en que un individuo deliberadamente se provoca la muerte -la mayoría de las veces- padecimientos psíquicos, depresión, trastornos graves de ansiedad o las adicciones (drogas o alcoholismo) son los percutores de estas irreversibles decisiones. En la religión católica (y en otras monoteístas) el suicidio es pecado; más no, en algunas culturas orientales, cuando se trate de una forma honorable de escapar a situaciones humillantes o en extremo dolorosas.

Lo sucedido en el distrito de Subtanjalla, es inusual en el ámbito de Ica, pero ocurre. Y la más afectada siempre es la familia. A los tres hijos menores habría que darles apoyo psicológico y hasta psiquiátrico, porque las referencias médicas en estas situaciones, determinan que existe un porcentaje alto de tendencia suicida en el entorno familiar de quienes han vivido estas tragedias. De allí la importancia de que las instituciones médicas públicas, a través de los profesionales de la especialidad, brinden este servicio, de oficio, o por intermedio de una petición expresa -por ejemplo- del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. Una vida siempre es importante, sin importar el nombre o la condición social de los afectados. Debemos ser conscientes del peligro y más ágiles en tomar decisiones.