La Voz de Ica

24.Nov.2017

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

La incultura de un pueblo

  • PDF

Nuevamente están ensuciando el cauce del río Ica, persiste la terquedad de un sector de ciudadanos que cree ciegamente que este es un lugar para arrojar sus desperdicios y lo convierten otra vez en un muladar. También se le llama "incultura", el no tener la educación, el conocimiento de saber que se está afectando a una ciudad entera. Las autoridades municipales han fracasado al no poder mantener el río sin basura, por la insuficiente acción de educar a la población en una buena costumbre, básica en toda relación humana, la limpieza. Sin educación no hay cultura, la suciedad es falta de cultura.

El esfuerzo de los soldados del Ejército "se va a la basura". Y no sólo el Presidente de la República, promotor de este esfuerzo de limpieza, sentiría vergüenza al comprobar que este problema le queda grande e inmanejable a nuestras autoridades locales y regionales, también la tenemos todos los que vivimos en esta tierra. No es suficiente limpiar, hay que aumentar la cultura de la higiene y de la preocupación por nuestros recursos naturales que están en peligro.

A pesar que se han implementado nuevas rutas para el recojo de la basura domiciliaria en ambas riberas del río (entre los puentes Socorro y Cutervo) y se ha coordinado con las juntas de moradores para sensibilizarlos y enmendar el viejo y fácil hábito de tirar sus desperdicios dentro del cauce, inescrupulosos protegidos por el velo de la noche- hacen caso omiso y por algunas monedas ensucian lo que nunca debió mancillarse. Hace falta nuevas propuestas, más empeño municipal, la pronta llegada de los contenedores, el monitoreo permanente a través de las cámaras de video vigilancia, el reglamento para mantener limpio ese espacio de ciudad (con penas y sanciones), entre otros. La población total tiene una obligación moral para comprometer esfuerzos y acciones para quitarnos de una vez y para siempre el calificativo de "ciudad sucia e inculta". Es un compromiso que incluye a todos, sin excepciones.