La Voz de Ica

25.Nov.2017

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

Sísifo y la acumulación de basura en Ica

  • PDF

En su reciente visita a Ica, el Presidente Ollanta Humala, sorprendido por el hallazgo de un cerro de basura acumulada en el río Ica, preocupado por la ostensible desidia del vecindario y de las autoridades pertinentes que no supieron cumplir con su rol cívico y exigir su respectivo mantenimiento y limpieza, tuvo que verse obligado a disponer el apoyo de los miembros del Ejército para botar las toneladas de basura acumulada, pero malaya nuestra inveterada costumbre, transcurrido apenas unos días, nuevamente se siguen arrojando desperdicios, con el agravante de que en algunas zonas urbanas los camiones recolectores de la municipalidad provincial no cumplen con recoger en sus respectivos horarios y en algunos casos y zonas las bolsas se mosquean varios días esperando su paso, donde los perros callejeros hacen su festín.

Igualmente en los lugares baldíos y las zonas sub urbanas los carretilleros siguen arrojando sus cargamentos sin que medie control ni sanción alguna, que a todas luces atentan contra la salud y la buena imagen de esta ciudad, en la que en materia de limpieza, cuasi siempre se han arrojado la basura en cualquier parte, contaminando valiosos terrenos y el medio ambiente como es el caso de la ex laguna y balneario la Huega, entre otros.

Lo que está ocurriendo en materia de limpieza y mantenimiento del ornato urbanístico de Ica, que nunca se acaba ni tampoco se inicia con la participación de la comunidad debidamente concertada, nos hace recordar la historia de Sísifo en la mitología griega que fue condenado a cumplir un castigo interminable, "que consistía en empujar una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero antes de que alcanzara la cima de la colina, la piedra siempre rodaba hacia abajo, y Sísifo siempre tenía que empezar de nuevo desde el principio, una y otra vez".

Es hora pues, de que las tareas del bien común de esta tierra nuestra, todos compartamos y participemos, tanto más porque los primeros beneficiarios siempre seremos nosotros mismos, amén de la buena imagen que todos tenemos contraído y debemos procurar siempre por el bien de ICA.

(*) http://www.confidenciasenaltavoz.blogspot.com