La Voz de Ica

25.Nov.2017

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

Agua de manzana

  • PDF

"Quería decirle que lo había pensado mejor y que era exagerado matar a Thorbal, por lo que le daría una brutal golpiza"

Un día, Aenar, hijo de Godrod, el granjero, se le presentó furioso para contarle que estaba decidido a ir donde Thorbal, un muchacho de la tribu rival para tomar venganza ya que éste lo había ofendido gravemente. Le contó que quería ir inmediatamente y matarlo sin piedad, tal y como era acostumbrado entre la gente de las blancas estepas.

Godrod escuchó atentamente a su hijo y cuando éste terminó, le dijo: - Aenar, estoy de acuerdo contigo, razones no te faltan para ir y tomar venganza. Ve hijo, pero antes, lleva esta canasta y recolecta los frutos del manzano, por favor tráela llena.

Aenar aún enfadado, cargó la canasta hacia el manzano que quedaba en una empinada loma en el huerto de su padre. Tardó poco más de una hora en llenarla, ya que los frutos se hallaban en lo alto de la copa. Luego, al regreso, decidió hablar de nuevo con su padre, quería decirle que lo había pensado mejor y que era exagerado matar a Thorbal, por lo que le daría una brutal golpiza para aleccionarle y no olvide el mal que le había hecho.

El padre, le escuchó y al igual que antes aprobó su decisión, pero, ya que había cambiado de parecer, le pidió escoger unas cuantas manzanas y cortarlas en trozos.

Esta vez Aenar cumplió la tarea en menos tiempo y con mejor ánimo. Después regresó donde su padre y le dijo que había considerado que también era exagerado golpear a Thorbal, pero iría a conversar con él para reprocharle su mala conducta y dejarlo en vergüenza ante todos. Godrod, le escuchó como siempre, con esa bondad de padre, pero al igual que antes ya que había cambiado de opinión le pidió hervir agua con los trozos de manzana que había cortado.

Aenar, mucho más tranquilo fue a hacer la labor que su padre le había encomendado, viendo como se diluía su odio inicial con el hervor del agua de manzana. Al terminar, volvió donde su padre y le dijo:
- Padre, lo he pensado mejor y me ofusqué por razones incorrectas. Iré donde Thorbal y haré las paces, será mejor recuperar su amistad, él ya tendrá tiempo de arrepentirse y ver el mal que ha hecho.-
Antes de que Aenar se fuera, Godrod, le había preparado una jarra con agua de manzana para que no fuera con las manos vacías y pudieran conversar con toda la tranquilidad del mundo.

El odio nos hace hacer cosas que nos hunden en la vorágine del dolor, pero si nos tomamos un tiempo y dejamos que nuestro corazón hable, éste nos mostrará el camino a la redención.

Y así, mi palabra, fue rodando como piedra en torrente. He narrado para la memoria de la buena gente.
http://leyendasyfantasia.blogspot.com