La Voz de Ica

25.Nov.2017

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

Desconocidos atentan contra "Santísimo Madero Mayor"

Ica .- Dos  sujetos desconocidos vestidos de negro atentaron contra el “Santísimo Madero Mayor” del distrito de La Tinguiña, rompiendo varios ornamentos de esta cruz, símbolo de fervor religioso de los moradores de este distrito, lo que ha causado indignación.

El hecho se registró en la primera cuadra de la calle Francisco Salas Sotelo -al costado de la empresa Semapat- ayer a las 4:30 de la madrugada.

Testigos señalan que los individuos bajaron de una bicicleta y se subieron a la reja que rodea a la cruz de madera y provistos de un palo rompieron la escalera, la lanza, los huesos que representan la muerte de Cristo, los focos, la espada, y también quitaron la palanca que proveía de luz a los focos.

Tras lo ocurrido, el guardián de Semapat informado por su relevo a las 6:30 de la mañana, comunicó lo sucedido al Presidente de la cofradía del Madero Mayor, Miguel Campos Altamirano, quien al conocer el hecho comunicó a Serenazgo y al personal policial de la Comisaría de La Tinguiña.

Indicó Campos Altamirano que en la zona existen dos cámaras de seguridad, de las cuales pedirán las imágenes para poder identificar a los sujetos que perpetraron el hecho, además manifestó que coordinará con la población para reparar los daños.

De otro lado, el guardián Pedro Saravia Bellido, indicó que los sujetos antes de atentar contra la cruz de madera también dañaron las conexiones de agua en la parte de Villaclub, sacando las tuberías y las llaves, ocasionando que el agua se derramara hacia la pista.

Historia Campos Altamirano explicó que el lugar original donde se ubicaba el Santísimo Madero Mayor era al costado del templo de la Virgen de las Nieves de la Tinguiña, en la Plaza Mayo, pero que se cambió de lugar por la necesidad de crear un albergue para los enfermos de tuberculosis por el Hospital Santa María del Socorro, donde hicieron las instalaciones del Beaterio.

El Santo Madero tiene un tiempo aproximado de 250 años. (Stefanía Farfán Cueto)

Restos de la madre y su hijo son velados con presencia de familiares y amigos