La Voz de Ica

19.Aug.2018

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

El Carmen: Identidad, compromiso y sentimiento popular

  • PDF
Restos de la madre y su hijo son velados con presencia de familiares y amigos
Restos de la madre y su hijo son velados con presencia de familiares y amigos

Por Oswaldo Carpio Villegas Consultor Político

La cultura es capital humano y social. Si el capital, en términos económicos, es riqueza acumulada, el capital cultural es riqueza acumulada por los seres humanos a lo largo de miles de años de historia. Los pueblos que lograron acumular cultura, incorporarla crítica y sistémicamente a sus relaciones sociales, se consolidaron y proyectaron.

La globalización ha abierto la posibilidad de que los seres humanos de todos los rincones del mundo se comuniquen y logren reencontrarse, luego de estar separados, pese a que todos somos Uno.  Desde distintos lugares, los seres humanos aceptamos los desafíos y nos adaptamos intentando entender el milagro de nuestra propia existencia, estableciendo relaciones disimiles con la naturaleza, con otros seres humanos y con nosotros mismos. Ese largo camino de los seres humanos se ha materializado en historia y cultura que es lo que hemos ido creando a lo largo de milenios.

Estas tres relaciones -con nosotros mismos, con los demás seres humanos y con la naturaleza- dan lugar a múltiples formas de vida que terminan enriqueciéndonos, porque incluso de nuestros errores aprendemos.

Todo es cultura viva

En las particularidades de la creación humana existen tesoros invalorables. Miles de años de creación humana materializadas en lenguaje, escritura, literatura, poesía, teatro, cine, ciencia, música, danza y artes diversas; además, religión, filosofía, ciencias, tecnología, agricultura, medicina, arquitectura y un infinito etcétera, porque todas las formas de vida humana son cultura viva, dinámica, en perpetua renovación, modificación y cambio. Hemos crecido, retrocedido, avanzado, moviéndonos en millones de círculos concéntricos entrelazados.

En la era de la sociedad digital, del conocimiento y la globalización hay miles de preguntas e infinitas respuestas. Todo cambia y el cambio son nuevos retos en el reino de este mundo humano que no cesa de crear cultura infinitamente.

El Carmen

En Ica, el pueblo de El Carmen, en Chincha, es una cultura viva, defendida, recreada, fortalecida y proyectada por un pueblo protagonista.

La familia Ballumbrosio Guadalupe de El Carmen, es ejemplo de raíces culturales preservadas y mezcladas con pasión. La presencia negra en Ica es enorme y el mestizaje, también. Sin embargo, El Carmen, donde se han fundido dos de las vertientes más importantes de la cultura peruana -la afro y la originaria- ambas se han fusionado, revitalizándose de manera tal que su presencia se ha extendido a Europa, Norteamérica y América del Sur. Amador Ballumbrosio y Adelina Guadalupe son la raíz sobre la cual se rescató, reconstruyó y renovó la cultura afroperuana en El Carmen.

Preservación y proyección a pesar de todo

¿Qué produjo esta fuerza cultural preservadora y renovadora -simultáneamente- de las raíces afroperuanas? La fuerza de una cultura abierta, segura de su identidad. El encuentro con otras culturas, grupos sociales y artísticos con la confianza en lo propio, defendido con vehemencia y fuerza vital.

No es el aislamiento sino la apertura -unida a una fuerte voluntad de poder- lo que fortaleció en El Carmen la cultura mestiza afroperuana. Se trata de resiliencia personal, familiar y social.

La Fiesta de la Virgen de El Carmen, la de los Negritos, el zapateo, la música, la danza, la gastronomía, la poesía y otras manifestaciones culturales y artísticas, además del deporte, han logrado prevalecer, crecer y proyectarse. El Carmen se expresa, igualmente, en fútbol, voleibol, box, circo, música y otras creaciones culturales que se proyectan al mundo, aún sin apoyo del Estado, en un mundo globalizado, competitivo y fiero.

En las raíces y en las alas creadoras de un pueblo se encuentra la clave de su progreso y desarrollo.  Las raíces son su historia y las alas su creatividad cultural. Los pueblos trascendentes poseen raíces históricas, fuerza y creatividad cultural.  Esa gran diferencia hace que la gente que conoce su historia, se eduque y crezca culturalmente, tenga capacidad para transformar un territorio, convirtiéndolo en patria, en un pueblo de ciudadanos capaces de construir una nación que se proyecta orgullosa al mundo, como lo han hecho los Ballumbrosio. El Pueblo de El Carmen, Chincha, es un buen ejemplo de Identidad Cultural.

Correo electrónico: This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it