La Voz de Ica

19.Aug.2018

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

Recomiendan que se cambie a todo el personal de la OGA

  • PDF
Restos de la madre y su hijo son velados con presencia de familiares y amigos

Ica.- No se tiene una cifra exacta cuántos postulantes ingresan cada año a la Universidad "San Luis Gonzaga" cometiendo fraude en los Exámenes de Admisión, debido a que no es posible controlar a todos por el poco tiempo que dispone la Comisión Central de Admisión.

Conforme dimos cuenta en nuestra edición del lunes, en el Examen de Admisión del domingo pasado fueron intervenidos 36 postulantes, 11 por haber ingresado celulares y 25 por suplantación.

Ese día fueron a dar examen 6,500 postulantes de los 6,800 inscritos. Para controlar a todos ellos hubiese sido necesario que la Comisión cuente con un fiscal en los 14 pabellones de la Ciudad Universitaria, pero siempre el Ministerio Público destina a dos, al de Familia y al de Prevención del Delito.

El arco electrónico y los equipos biométricos son infalibles, pero si son manejados por los empleados de la UNICA las "fallas" serán humanas, debido a que las mafias suelen sobornarlos para que "se hagan de la vista gorda" y dejen pasar a los suplantadores y a los que portan celulares.

En ese sentido, la Fiscalía y la Policía de Alta Tecnología de Lima habrían recomendado para que el rector Alejandro Encinas cambie a todo el personal de la Oficina General de Admisión - OGA que labora varios años en ella; además, se debería asignar supervisores para las acciones de control cuando los postulantes ingresen a la Ciudad Universitaria.

Si no se da un control estricto al más alto nivel, las mafias de los Exámenes de Admisión continuarán haciendo de las suyas, debido a que siempre habrá padres de familia dispuestos a pagar entre cinco y 15 mil dólares para que sus hijos ingresen a Medicina Humana y otras especialidades que tienen bastante demanda.

Muchos mafiosos se inscriben a última hora como extemporáneos, burlando así los controles, debido a que varios de ellos van a un mismo salón donde suele darse un festín con las "chuletas" que llegan a manos de los "recomendados" que pagan para ingresar. El resultado de toda esta corrupción es que cada año egresan de la UNICA profesionales incompetentes que ingresaron sin la debida vocación y preparación, continuando con el mismo facilismo dentro de las aulas, corrompiendo a sus profesores que ceden a la tentación del dinero.  (Daniel Bravo Dextre)