La Voz de Ica

25.Nov.2017

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

CAMBIEMOS LA CARA DE LA CIUDAD DE ICA

  • PDF
Restos de la madre y su hijo son velados con presencia de familiares y amigos

Nuestra ciudad, salvo excepciones, es una urbe fea. El centro de Ica ciudad es de calles estrechas, tumultuosas, apretadas por el multicolor peregrinaje del comercio ambulatorio, un exagerado parque automotor en caótica y permanente movilidad, además del vocinglero y saturante ruido de autos, motos con persistente claxon, gente, altoparlantes de vendedores, silbatos policiales, etc. que rompen todas las prevenciones de contaminación sonora y ambiental ciudadana.

¿Qué tenemos de atractivo visualmente hablando? Casi nada. Salvo la Plaza de Armas, algunos parques y residencias particulares, no tenemos más; amén de algunas edificaciones de instituciones privadas. ¿Podemos mejorar, cambiar la cara de la ciudad? Sí se puede, siempre y cuando estemos pensando y actuando en positivo.

Si los ciudadanos somos los suficientemente observadores nos daremos cuenta que existen docenas de muros perimetrales y paredes ganados por la propaganda electoral de todos los tiempos y de todas las agrupaciones políticas. ¿Deben permanecer así todo el tiempo estas consignas afeando más nuestra ciudad? (además de la publicidad sempiterna y comercial de afiches promoviendo fiestas populares, banners haciendo lo propio con academias, financieras y otros pingües negocios) ¿Acaso no es posible cambiar la cara de nuestras paredes y muros?

Sí se puede y ensayemos cómo. Barranco y San Juan de Lurigancho en Lima se prestan a convocar sendos concursos para que los artistas locales plasmen coloridos murales con contenidos históricos, sociales, religiosos, festivos o simplemente tradicionales. Ica nunca ha dado oportunidad para la manifestación pictórica del arte urbano, esta nueva gestión de Calín Ramos puede hacer la diferencia. Aquellas paredes olvidadas, como la del ex Coliseo Municipal puede servir para el inicio del proyecto; otros muros públicos o privados (con expresa autorización escrita), con aval del Ministerio de Cultura para no afectar las zonas declaradas patrimonio monumental complementarían la veintena de murales necesarios; por supuesto no existe concurso sin estímulos pecuniarios para los artistas participantes (recuérdese que contamos con la Escuela de Formación Artística "Sérvulo Gutiérrez" y cientos de egresados de la misma). Los premios pueden ser pagados con dinero de las arcas municipales o de patrocinadores de la empresa privada, así como para la provisión de los materiales necesarios para ejecutar dichas obras.

La pésima experiencia vivida por estos días en Lima, con el "borrado" de hermosos murales de sus calles metropolitanas debe servirnos para hacer las cosas bien. Una ciudad como la nuestra no debe vivir mimetizada en el triste gris de sus calles; debemos recuperar la alegría visual de los espacios públicos del entorno, acostumbrarnos a que la vida colectiva de una ciudad no debe ser dominada por el caos de una urbe que sobrevive amenazada por la violencia delincuencial, la marejada de la informalidad y la contaminación ambiental. Si el Alcalde de Ica se anima a llevar a la práctica esta propuesta, al igual que el Distrito de Barranco, podemos cambiar la cara de Ica, poco a poco. Este banner sería un ensayo a lo que pudiera venir.