La Voz de Ica

25.Nov.2017

Ultima actualizacion07:27:20 PM GMT

Día del Pisco Sour: Exitoso en asistencia y ventas

  • PDF

Ica.- El sábado 7 de Febrero fue un día cargado de emociones y de compartir ciudadano. Ese día el amplio Parque Ferial "Alfredo Elías Vargas" fue autorizado para conmemorar "El Día Nacional del Pisco Sour". Fue un éxito en convocatoria y en resultados.

 

Todo el país y de manera especial la Región Ica celebra efusivamente desde el 2004 el “El Día Nacional del Pisco Sour” y lo hacemos con múltiples muestras de orgullo, primero porque en estos valles calurosos desde siempre se extraen y procesan las mejores uvas del Perú que luego serán transformadas en lustrosos  piscos, vinos y ocasionales cachinas; y también porque la denominación de origen para nuestra bebida bandera procede del toponímico geográfico de la ciudad, rio y puerto que ha generado este singular nombre que supera las restricciones de todas las fronteras e idiomas.

 

Y a pesar de que las instituciones impulsoras de la organización del evento celebratorio (Municipalidades y Gobierno Regional)  apenas han superado un mes en el cargo, la emoción de la organización le correspondió por igual a las bodegas productoras de  la espirituosa bebida (que repitieron la tradición de designar una bella dama representante que fue la “Señorita Pisco Sour 2015”). Podemos reclamar por las omisiones y errores cometidos pero el balance general y final fue positivo. El ritual acordado que sean las principales autoridades locales y regionales quienes inicien una caminata (Pasacalles) desde la Plaza de Armas hasta el Parque Ferial “Vestidos de Blanco” fue cumplido en estricto, así como las invocaciones que cada quien alentó en sus intervenciones al hacer uso de la palabra en el estrado principal.

Podemos decir sin temor a equivocarnos que la asistencia al Parque Ferial fue masiva, a pesar del asfixiante calor  sabatino y al altísimo indicador de intensidad de la radiación ultravioleta, que según el Senamhi llegó a nivel 13, mas no logró desanimar a los más de 15 mil asistentes que llegaron a este recinto para compartir las copas de Pisco Sour gratuito que más de 40 stands de productores se prodigaban en entregar a manos llenas. No faltó el contagiante marco musical, los bailes típicos, caballos de paso, la multiplicidad de viandas ofrecidas por conocidos restaurantes de la región (a pesar de la incomodidad de no haberse previsto lugares especiales para que las familias compartieran los éxitos gastronómicos de moda). La venta de las botellas de Piscos y Vinos fue muy alta y esto es un camino a volver a repetir en el mes de Marzo cuando se conmemore los primeros 50 años de los festivales de la Vendimia Iqueña.

La oportunidad también se prestó para el reencuentro de viejos amigos, de personalidades, de conocidos artistas, intelectuales y, cuando no, de políticos figuretis que se auto reciclan indefinidamente y prosiguen incansablemente con su monsergas de supuestas recetas salvadoras para los grandes males que vivimos en nuestra Región; pero lo dominante de esta fecha fue la emotividad, el carácter festivo de volvernos a encontrar, de volver a testimoniar –bajo distintos discursos- nuestra fe por estas tierras nobles y su futuro promisorio, de sonreír esperanzadoramente y decir salud por nuestro futuro común y de las generaciones venideras, que esperamos, tercamente, sean mejores.